Omar

   Su delgado cuerpo apenas levantaba ya el polvo del camino con sus serpenteantes pies; los rayos de sol incidían con furia sobre el joven muchacho, que con la cabeza gacha y la visión borrosa, se tambaleaba aferrándose a un fino hilo de vida; la seca e insípida arena que se le hospedaba en la boca era ya vieja inquilina, fiel reflejo de la peor sequía habida en décadas; el zumbido de las moscas a su alrededor le mantuvo despierto lo suficiente como para oler aquel pequeño charco de aguas estancadas sobre el que se dejó caer, sorbiendo ávidamente el preciado líquido hasta desmayarse.

   Omar se despertó sobresaltado y sudoroso debido a su ya vieja y repetitiva pesadilla. Su padre adoptivo le devolvió la tranquilidad con una cálida sonrisa, observándolo desde el dintel de la puerta de su habitación, mientras se acicalaba su poblada barba blanca y le apremiaba para vestirse: saldrían a pasear juntos por la ciudad.
La blanca nieve no dejaba de fascinar a Omar, que solía revolcarse en ella en el jardín de su casa y hacer muñecos de nieve con su padre por estas fechas.
Los grandes abetos, decorados con multitud de adornos y luces de diversos colores, le hacían ir señalando a diestra y siniestra y reclamar la atención de su padre continuamente, exaltado.
Pero si algo adoraba de estas fechas era la gran cantidad de puestos de golosinas que habitaban la céntrica calle de su ciudad.
Su padre le compraba una gran bolsa de golosinas todos los años y Omar, como todos los años, se dirigía de la mano de su padre con la bolsa de chucherías, al tramo donde se congregaban la mayor parte de indigentes.

   ─Para mis hermanos -decía siempre feliz mientras repartía todas las golosinas.


  Todas las imágenes empleadas en mis artículos provienen de Pixabay y están hipervinculadas a dicha página.

Autor: Miguel A. Cabanes

Lector voraz desde temprana edad, siente el deseo instintivo de escribir en su adolescencia, durante ocasiones puntuales, pero ceja en su ejercicio debido a presiones sociales diversas. Se reencuentra con la escritura y se deja seducir por ella plenamente y sin tapujo alguno, a finales de 2015, momento en el que comienza a concursar en diversos certámenes oficiales. Tras participar en más de una veintena de concursos logra alzarse en 2016 con el 1er premio del «XXII Certamen de Cartas de Amor Ciudad de Bailén», gracias a su prosa poética titulada «A ti», donando el importe en metálico a la asociación medioambiental AMECO, en Jaén. Alterna su trabajo actual como Cabo Especialista en Telecomunicaciones de la Unidad Militar de Emergencias (UME) con la gestión de su página oficial "Miguel A. Cabanes" en Facebook y su "blog" dedicado a temática diversa y desenfadada: artículos de investigación, documentación sobre fauna y flora, críticas gastronómicas, estudios bursátiles, etc., en Steemit. Es brevemente entrevistado por M80 radio y Onda Cero (ambas con sede en Jaén) con motivo del galardón anteriormente mencionado; es entrevistado en el programa «Andando y viendo» de Radio Godella, en la 98.0FM y colabora, leyendo diversos escritos como artista invitado, en el programa del mismo nombre, esta vez para Radio Bétera, en la 107.9FM. No pierde la ilusión por escribir, encontrándose en continuo aprendizaje y viendo la escritura como un bien de un valor incalculable que debemos preservar. Algunas de sus otras aficiones actuales son el canto clásico, con el que lleva año y medio de clases particulares bajo enseñanza de una soprano reconocida a nivel local, y el piano, respecto al que está comenzando a recibir clases, desde hace un par de meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *